¿Cómo llegar a Ayacucho?

¿Cómo llegar a Ayacucho?

Ayacucho está localizada en la región central del Perú, sobre la cordillera de Los Andes. Está perfectamente comunicada con todo el país, por carretera y avión.

Las líneas aéreas comerciales del Perú tienen vuelos diarios desde Lima y hay transporte terrestre de abundante oferta no solo hacia y desde la capital sino también a otras ciudades del país. 


Viajar en Avión a Ayacucho


El terminal del Aeropuerto Nacional Alfredo Mendivil Duarte está ubicado sobre la avenida El Ejército, en la parte centro norte de Ayacucho. La pista fue ampliada y el aeropuerto fue totalmente remodelado entre 2010 y 2014, y permite el aterrizaje de los grandes aviones jets. Está servido por las aerolíneas Latam y Sky Airlines con vuelos diarios a Lima.

El trayecto entre el aeropuerto de Lima y de Ayacucho es de aproximadamente 50 minutos, sobrevolando parte de la costa y los Andes. 


Por carretera desde Lima

Hay tres formas para llegar a Ayacucho desde Lima.

La primera ruta sube hacia el este hasta La Oroya, atravesando el Abra de Antícona, a 4.818 metros sobre el nivel del mar. La carretera atraviesa parajes de gran belleza escénica.

Desde La Oroya hay que girar hacia el sur, pasando Jauja, Huancayo, Huanta y Ayacucho. Son 567 kilómetros que se recorren en cerca de trece horas. 

Una segunda ruta, por carreteras mucho más estrechas va desde Lima hacia el sur.

Después de pasar San Vicente de Cañete, y subiendo por Chincha Alta hasta Huancavelica e Izcuchaca, tomando luego rumbo suroeste hacia Ayacucho.

Son 698 kilómetros y también se hacen en cerca de trece horas. 

La tercera vía para llegar a Ayacucho es circulando por una larga autopista desde Lima por el sur hasta Pisco.

La carretera Panamericana cubre el camino hacia Chile. Desde Pisco hay que tomar rumbo oeste subiendo por la carretera pasando por Vinchos hacia Ayacucho. 

Esta última ruta es la llamada Carretera de Los Libertadores, en el tramo que sube desde Pisco.

Es la ruta más rápida, se cubre en cerca de nueve horas, y es la más popular para los desplazamientos en vehículo particular y la que utilizan los autobuses. 


En autobús a Ayacucho

Los dos terrapuertos principales de Ayacucho son el Wari, ubicado al norte de la ciudad, y pueden adquirirse boletos hacia Apurímac, Lima, Ica, Arequipa, Tacna, Puno y Cusco, entre otras ciudades.

Otras compañías tienen terminales propios en el jirón Manco Cápac (Lima) .

Otro terminal está en la avenida Cusco. Cubre los destinos de la zona sur de Ayacucho, con unidades a Vilcashuamán, Vischongo, Cangallo, Chuschi, Sarhua y otros.

El precio de los boletos desde Lima a Ayacucho puede oscilar entre 60 y 120 soles, dependiendo del tipo de servicio. 

Algunas de las líneas principales que unen Lima con Ayacucho, son Tepsa, Cruz del Sur, Civa y Transporte Internacional Palomino, entre muchas otras.

Las unidades salen desde sus diferentes terrapuertos: en la avenida 28 de Julio con Paseo de La República, en la avenida Javier Prado, y en el terminal Atocongo, sobre la Panamericana Sur. 


La conexión con el resto del país


Por carretera hacia Cusco

La ruta de Ayacucho hacia Cusco atraviesa paisajes de dramática belleza. Se extiende por las cañadas de la Sierra, pasando por las ciudades de Andahuaylas y Abancay.

Se entra a la ciudad del Cusco por la zona norte. Es un inolvidable paseo por la zona más alta de los Andes peruanos. 


Hacia otras ciudades

Ayacucho está bien comunicada y conectada con el resto del Perú. Se puede llegar a Huancavelica por dos vías, trayectos de cerca de cinco horas.

La ruta hasta Abancay es de cerca de ocho horas, en una apretada carretera de montaña de casi 400 kilómetros. 

La ruta hacia Puno y Juliaca sigue la misma carretera por la que se llega a Abancay.

Hasta Puno, la distancia es de 964 kilómetros, que se recorren en poco más de 18 horas. Por esta carretera se llega hasta Bolivia. 

Eventualmente también se puede ir hasta la selva. La carretera que llega hasta Puerto Maldonado, une ambas ciudades en un recorrido de casi mil kilómetros, en cerca de 21 horas.

Por esa carretera, conduciendo por cerca de cuatro horas más, se llega a la frontera con Brasil.