El barrio artesanal de Santa Ana de Ayacucho

Símbolo de la creatividad de los huamanguinos, el barrio artesanal de Santa Ana de Ayacucho es el asiento de un sinnúmero de talleres dedicados a distintas manifestaciones culturales de la zona: retablos ayacuchanos, filigrana, tallas en alabastro, pintura, alfarería. La tradición tiene en esta zona centinelas permanentes y dedicados cultores. 

El punto principal del barrio es la plaza central, frente al templo dedicado a Santa Ana. La silueta de la fachada es símbolo de la zona desde 1569, con sus dos columnas talladas en piedra. La amplia explanada ofrece una bonita perspectiva de la cordillera en la que está asentada la ciudad. 

Los sábados y domingos son los días más pintorescos de Santa Ana. Alrededor de la plaza pueden encontrarse puestos de venta de comidas típicas peruanas y preparaciones serranas, como la papa rellena, la chicha morada y de jora. En las casas adyacentes están los talleres.

Se trata de una zona popular a la que se llega bajando tranquilamente por la calle Miguel Grau, a una cuadra de la plaza de Armas de Huamanga. La ciudad de Ayacucho es conocida como “Ciudad de las Iglesias”, por la gran cantidad de edificaciones religiosas coloniales. 

La piedra de alabastro

El tallado de la piedra de alabastro se ha practicado en Ayacucho desde tiempos inmemoriales. El sulfato de calcio se obtiene de varias canteras y de origen volcánico, y los primeros registros del trabajo datan del siglo XVI, una época de gran esplendor por la conquista española. 

Otras manifestaciones culturales

Peletería, talabartería, filigrana y retablos también pueden conseguirse en los talleres del barrio Santa Ana de Ayacucho. Las artes de cuero y plata tienen en los artesanos huamanguinos a sus más destacados cultores. El barrio Santa Ana es un auténtico paraíso para los compradores y un buen lugar para llevarse un recuerdo de su viaje. 


¿Qué hacer en el barrio Artesanal de Santa Ana?


Recorra las calles contemplando el arte de los cultores. En cada casa encontrará distintos talleres dedicados a distintas manifestaciones culturales. 

Observe cómo trabajan los artesanos. En directo podrá contemplar el tallado de la piedra, el tejido de la lana o la pintura de las piezas de alfarería. Está en el corazón de los Andes y sus habitantes responderán sus inquietudes. 

Siéntese un rato en la plaza. Una gran plazoleta ocupa el espacio frente al templo colonial de Santa Ana, cuyo pórtico barroco labrado en piedra es patrimonio del Perú. Contemple el devenir cotidiano de los habitantes de esta zona del Perú. 

Disfrute de los platillos locales. Los fines de semana en torno a la plaza es posible encontrar puestos de venta de los más disímiles productos de la gastronomía andina. Aventúrese con la papa rellena, el cuy o un refrescante vaso de chicha morada. 

Sumérjase en el mundo de las tallas de alabastro. Encontrará escenas históricas, culturales y propias de la zona de los Andes peruanos. Podrá ver bailes, trabajo ganadero y agrícola, personajes, el Nacimiento de Jesús. Los motivos son tan infinitos como la creatividad ayacuchana y huamanguina. 

Llévese algún recuerdo. No deje de comprar algún obsequio o regalo que refrendará lo inolvidable de su viaje al Perú. 


¿Cómo llegar al barrio artesanal de Santa Ana?


El barrio Santa Ana de Ayacucho ocupa la porción suroccidental de la ciudad. Está a pocas cuadras de la plaza de Armas, y es un bonito paseo a pie. Sin embargo, muchas compañías en el centro de la ciudad ofrecen recorridos guiados que constituyen una increíble alternativa para conocer el barrio con todas sus anécdotas e historias. 

También puede tomarse una mototaxi en las cercanías de la plaza de Armas y dirigirse al barrio por una cifra que oscila entre tres y cinco soles. Los talleres de artesanía están ubicados alrededor de la plaza. Si la iglesia está abierta puede visitarse. 


Recomendaciones: 


- Es una buena idea contratar una excursión, en los alrededores de la plaza de Armas de Ayacucho que, por un módico precio, armará un grupo y le llevará a la zona de Santa Ana. Se contribuye así con la economía de la ciudad. 

- Si va de día, lleve sombrero y mangas largas, en Ayacucho brilla el sol casi todos los días del año. 

- Visite los talleres y haga todas las preguntas que quiera. Los artesanos estarán encantados de contarle su arte. 

- No deje de llevarse un recuerdo de la zona, pero recorra primero todos los talleres antes de decidirse a comprar. 

- En el Perú, el regateo es una actitud normal. Puedes probar e intentar obtener un precio más bajo. 

Todo lo que necesitas para tu viaje a Ayacucho en una sola Guía

Ver todos los lugares turísticos

Mira aquí la lista completa de lugares turísticos de Ayacucho

Ver Información General

Toda la información que necesitas sobre Ayacucho